Descubre la verdad detrás de estos 7 mitos del running
BLOG

Descubre la verdad detrás de estos 7 mitos del running

 

Para los apasionados del running, cada carrera es una oportunidad para desafiar los límites, superar obstáculos y alcanzar nuevas metas. Sin embargo, en el mundo del running también existen algunos mitos y creencias que pueden influir en nuestro enfoque y rendimiento. 


En este artículo, exploraremos algunos de los mitos más comunes del running y revelaremos la verdad que se esconde detrás de ellos. Con conocimientos basados en la ciencia y la experiencia, podrás desafiar estas ideas preconcebidas y tomar decisiones informadas que impactarán positivamente en tu rendimiento y bienestar como corredor.


Al entender la realidad detrás de estos mitos, estarás mejor equipado para diseñar tus entrenamientos de manera inteligente, adaptar tu enfoque nutricional según tus necesidades y prevenir lesiones innecesarias. Comprenderás que el camino hacia el éxito en el running no se basa en adherirse a creencias infundadas, sino en una combinación de entrenamiento efectivo, escucha atenta a tu cuerpo y la aplicación de estrategias respaldadas por la ciencia.



Desmitificando 7 Mitos del Running

1. Mito: Cuanto más rápido corras, mejor.

Verdad: Si bien es cierto que la rapidez es importante, no es el único factor determinante en el rendimiento de un corredor. La técnica y la consistencia desempeñan un papel igualmente crucial.


La técnica de carrera adecuada, que incluye aspectos como la zancada, la postura y la cadencia, puede marcar una diferencia significativa en la eficiencia de tu carrera. 


Uno de los secretos mejor guardados en el mundo del running es la cadencia, que se refiere al número de pasos por minuto. Mantener un ritmo de cadencia adecuado puede transformar tus carreras.


Profundiza sobre el tema en nuestro artículo, "Ritmo implacable: Cómo la cadencia transformará tus carreras y te convertirá en un corredor imparable".

 

2. Mito: Estirar siempre antes de correr evita lesiones.

Verdad: Estirar estáticamente antes de correr no solo puede reducir la fuerza muscular, sino que también aumenta el riesgo de lesiones. 


En lugar de ello, opta por calentamientos dinámicos, que activan tus músculos y mejoran tu flexibilidad. Estos calentamientos implican movimientos controlados como saltos ligeros, giros de cadera y balanceo de piernas, lo que incrementa la circulación sanguínea y mejora la amplitud de movimiento de manera segura. 


Guarda los estiramientos estáticos para después de correr o durante el enfriamiento para mantener la flexibilidad y prevenir lesiones, garantizando así un rendimiento óptimo en tu carrera.

 

 

3. Mito: Sólo los corredores expertos deben medir sus entrenamientos

Verdad: Todos los corredores deben medir sus entrenamientos, y esto es especialmente relevante para aquellos que están iniciando en el running. En la fase inicial como corredor, es donde más debes prestar atención a los cambios y comportamientos de tu cuerpo, y un reloj de running como el Coros Vertix 2 o Apex 2 pueden convertirse en una herramienta invaluable.



Cuando comienzas a correr, tu cuerpo está experimentando una serie de adaptaciones importantes. Medir tus entrenamientos te permite seguir de cerca tu progreso, desde tu resistencia cardiovascular hasta la mejora en tu velocidad y resistencia muscular. No importa si tu objetivo es correr una maratón o simplemente mantenerte en forma; conocer tus datos te ayuda a establecer metas realistas y a ajustar tu entrenamiento de manera efectiva.


El uso de un reloj Coros, con sus funciones de seguimiento de ritmo, distancia, frecuencia cardíaca y análisis de datos, te brinda la capacidad de entender mejor tu desempeño y, lo que es aún más importante, evita que te exijas demasiado al principio, reduciendo el riesgo de lesiones. Además, te motiva a mantenerte constante y a ser más consciente de tus hábitos de entrenamiento. 


¡No subestimes el poder de los datos en tu búsqueda de un running más inteligente y efectivo!

 

 

 

4. Mito: Cuanto más sudas, más calorías estás quemando

Verdad: La creencia de que sudar más significa quemar más calorías es un mito común. En realidad, la cantidad de sudor que produces durante el ejercicio no es un indicador directo de la cantidad de calorías que estás quemando. 


La quema de calorías está influenciada principalmente por la intensidad del entrenamiento y la duración del ejercicio, así como por tu tasa metabólica basal. 


El sudor es simplemente el cuerpo regulando su temperatura interna, y cada persona suda de manera diferente. En lugar de utilizar el sudor como referencia, es más importante enfocarse en la calidad y la intensidad de tu entrenamiento, así como en mantener una dieta balanceada para lograr tus objetivos de pérdida de peso o acondicionamiento físico.

 

5. Mito: No puedes correr si tienes problemas en las rodillas

Verdad: La idea de que no puedes correr si tienes problemas en las rodillas no es necesariamente cierta. La posibilidad de correr depende del tipo y gravedad de la lesión. Consultar a un profesional de la salud es crucial para evaluar la viabilidad de correr con una lesión específica. 


Además, trabajar en el fortalecimiento de los músculos y articulaciones circundantes puede ayudar a reducir la carga en las rodillas y prevenir problemas futuros, permitiéndote continuar disfrutando del running de manera segura.

 

6. Mito: Beber agua en exceso durante la carrera previene la deshidratación.

Verdad: La hidratación es esencial para los corredores, pero beber en exceso durante una carrera puede ser igual de perjudicial que no beber lo suficiente. 


Consumir una cantidad excesiva de agua puede provocar desequilibrios en tu cuerpo. Es importante aprender a hidratarse de manera equilibrada, escuchando tu cuerpo y bebiendo lo necesario para saciar la sed sin exagerar.

 

 

 

7. Mito: Los corredores no necesitan hacer ejercicios de fuerza

Verdad: El entrenamiento de fuerza y acondicionamiento desempeña un papel crucial en la rutina de un corredor. 


Fortalecer los músculos no solo contribuye a prevenir lesiones al proporcionar un mayor soporte y estabilidad a las articulaciones, sino que también mejora el rendimiento en la carrera. 


Los músculos fuertes ayudan a impulsar zancadas más poderosas y a mantener una técnica adecuada durante carreras largas. Además, el entrenamiento de resistencia es esencial para aumentar la resistencia muscular, lo que puede marcar una gran diferencia en carreras de larga distancia.


Al desmitificar estos mitos comunes del running, estás armado con conocimientos que te permitirán entrenar de manera más inteligente y efectiva. Recuerda que cada corredor es único, y lo que funciona para uno puede no ser adecuado para otro. 


Mantente informado, escucha a tu cuerpo y busca el consejo de profesionales para construir un enfoque personalizado. Con la verdad de tu lado, puedes conquistar tus objetivos y cruzar cada línea de meta con confianza y determinación.


En cada zancada, estás un paso más cerca de la versión más fuerte y resistente de ti mismo. ¡Sigue corriendo y desafiando esos límites!

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. los campos requeridos están marcados *